Arte y cultura

Lección de botánica

Benoit Pierre Emery, director creativo de Vajilla de Hermès, nos presenta la colección Passifolia. Una celebración a la naturaleza absoluta.
Reading time 5 minutes

En 1875 Pierre-Auguste Renoir pinta “Mujer con sombrilla en un jardín” y, con cada pincelada, nos traslada a ese espacio. El arte, la literatura e incluso la perfumería nos conectan con la naturaleza, aun en tiempos de cuarentena. En un nuevo acercamiento a los oficios de Hermès, L’Officiel conversó en exclusiva con Benoit Pierre Emery, director creativo de Vajilla. Revisamos el proceso de producción de Passifolia, la colección que contó con el diseño de la creativa Nathalie Rolland Huckel, en la que cada pieza es una expresión de botánica y arte.

¿Cómo comenzó a trabajar con Hermès?

Yo ya había diseñado una primera colección de vajilla para la casa (Mosaïque au 24) y con un diseñador amigo estábamos trabajando en una segunda (Rallye 24). Entonces, en 2010, Pierre-Alexis Dumas, el director artístico, me ofreció hacerme cargo de la dirección creativa de Vajilla.

¿Qué significa tener este puesto?

Conocer la historia de la maison es importante, pero también es necesario crear con mucha libertad: explorar nuevos territorios, armonizar expresiones gráficas diversas, las figurativas y las que son más abstractas. Cuando creé mi primer pañuelo de seda para Hermès, Dumas me alentó a ir más allá, a superar los límites invisibles del estilo.

¿Cómo es un día de trabajo?

Cualquiera sea la historia que se quiera expresar, el enfoque siempre está centrado en la idea del dibujo personalizado, adaptado a cada forma, hecho a medida. Lo que me mueve es encontrar la nota exacta y el equilibrio perfecto. Para cada colección, también recurrimos a talentos únicos que estén en consonancia con Hermès. Son diferentes, pero tienen en común una integridad y una sinceridad que a menudo
se combinan con una gran humildad. Esta es una cualidad esencial para que el intercambio sea productivo y así llegar a una creación que refleje el espíritu de la etiqueta.

¿Cuál fue el origen de Passifolia?

Hace tiempo que estábamos pensando en desarrollar una colección de vajilla con el tema de la naturaleza tropical, con su abundancia y su riqueza de color y formas. Es una presencia fundamental en mi vida y en mi trabajo, un elemento primordial para renovarme, dar un paso atrás, pero también es una fuente inagotable de inspiración. Observarla, transcribir sus ritmos y formas me produce un placer enorme. Passifolia es, entonces, una especie de tributo a una naturaleza soñada, idealizada; sobre todo, una celebración de su belleza.

“Passifolia es una especie de tributo a una naturaleza soñada, idealizada; sobre todo, una celebración de su belleza”.

¿Cómo fue la relación con Nathalie Rolland Huckel durante el proceso de creación y de producción?

Desde el comienzo intercambiamos ideas sobre el estilo, la escala y la composición de los dibujos. Natalie conocía muy bien la casa; ya había diseñado colecciones de vajilla para Hermès. Sabíamos de su pasión por la naturaleza, su sensibilidad y su capacidad para transcribir cada detalle, de modo que fue la elección obvia.

¿Qué saberes participan y cuánto tiempo lleva la fabricación de las piezas?

Natalie trabajó un año en la creación de las ilustraciones que usamos. Además, el proceso de cromolitografía se hizo aún más exigente con el agregado de elementos decorados que llegaban al interior de ciertos objetos, como las tazas de té. Les llevó más de dos mil horas a los artistas de tres talleres aplicar cada pétalo, hoja y tallo sobre la porcelana blanca producida en Limoges. Incluso inventaron una herramienta nueva para trabajar sobre las partes curvas de las diferentes piezas.

¿Qué procesos técnicos implica la creación de esta colección para artistas y artesanos?

Es un proceso prolongado. Cada cual tiene su manera de trabajar, su técnica y su ritmo. Una vez decidido el tema, hay una etapa de investigación. Allí se producen muchos dibujos hasta encontrar la nota y la forma de expresión perfectas. Siempre hay una que funciona como pieza muestra, que va a definir el estilo y la identidad de toda la línea. El primer período es probablemente la parte que más disfruto: trabajar con el artista para generar ideas e inspiración que den vida y realidad al proyecto que imaginamos. En Passifolia, se llevó el grabado al extremo para transcribir con la mayor fidelidad posible la sutileza de los dibujos de Natalie. Los colores fueron un gran desafío y un logro técnico sustancial: eran más de treinta. Tenemos la suerte de trabajar en nuestros talleres con grandes artesanos y artesanas, comprometidos con la búsqueda de una perfección cada vez mayor para lograr los mejores resultados.

¿Cómo imagina esta vajilla dispuesta en una mesa?

Elegiría una selección de flores y plantas tropicales para crear un entorno armónico. Aves del paraíso, variedades de orquídeas y hojas de monstera serían un buen complemento. Lo más importante para que una mesa tenga éxito es que los clientes se adueñen de la vajilla, que experimenten, la mezclen y combinen con otras piezas, tal vez unas copas, un mantel bonito, un florero o flores. Es importante estimular la individualidad y la libertad de jugar.

¿Cuáles son los próximos planes para el área?

Queremos explorar historias creativas y desarrollar colecciones acordes con los tiempos, adaptadas a los usos que les dan hoy nuestros clientes. También queremos completar las existentes con nuevas piezas.

Tags

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas