Hombre

El hombre del rostro masculino más bello

Según las reglas de la divina proporción, la de Robert Pattinson es la cara perfecta. En esta entrevista, el exvampiro de Crepúsculo, imagen de “Dior Homme”, habla sobre la fama y sobre su obsesión por las zapatillas.
Reading time 4 minutes

Una reciente investigación consagró A Robert Pattinson como el hombre con el rostro más bello del mundo. El cirujano plástico Julian De Silva, director del Centre for Advanced Facial Cosmetic and Plastic Surgery de Londres, le otorgó el título. Antes, hizo un mapeo digital de caras de estrellas a partir del número áureo, la proporción divina, unidad de medida utilizada por los antiguos griegos para calcular la belleza ideal.

Algo cohibido y consciente del encanto que lo llevó a convertirse en 2013 en la cara del perfume “Dior Homme”, el actor del triunfo planetario Crepúsculo y hoy dedicado a rodar la película del nuevo Batman, de Matt Reeves, dice, a sus 33, “¿Dónde me veo en diez años? Todavía aquí, en entrevistas y disfrutando de un trabajo que me da mucho y que sigo amando locamente”.

-¿Cómo decidiste convertirte en actor?

Nunca me lo propuse. Cuando tenía 15 años, me gustaba una chica que estaba en un club de teatro. Yo trabajaba detrás del escenario y me di cuenta de lo mágico que era todo allí. Nunca estudié. Fue un proceso natural.

-¿Y cuándo te diste cuenta de que eras famoso?

En realidad, no tomé conciencia. Por lo tanto, no creo que eso me haya cambiado. En la época de Crepúsculo trabajábamos a un ritmo tan intenso, que en cierta forma vivía aislado. En cuanto a Harry Potter, me acuerdo de que después del estreno, al día siguiente, estaba sobreexcitado pero un día más tarde era como si nada hubiese pasado.

-Según una investigación, sos el hombre más bello del mundo.

Me halaga, pero también me causa gracia. Hay miles de cosas que no me gustan de mí. Pero me estoy dando cuenta de que a medida que pasan los años la apariencia física me resulta menos importante.

-¿Cuál es tu primer recuerdo vinculado a la moda?

Cuando tenía 14 años, ninguno de mis amigos se preocupaba por la ropa. En cambio yo ahorré plata para comprarme un saco rojo que me gustaba. Creo que era de un diseñador japonés. Esa compra fue iniciática. Tuve varias etapas en mi vida. Compraba mucho en e-bay y de a poco me fui apasionando por las zapatillas. Siempre el mismo modelo, concentrándome en los detalles y en los matices. Tenía absolutamente todas las versiones.

-¿Cómo conciliás tu carrera entre el mundo de la moda y el del cine?

Lo que me atrae en el cine, sobre todo en estos últimos años, es la atmósfera de oscuridad. Me gusta el contraste con el trabajo que hice para Dior, que es atractivo en un sentido más convencional.

-La nueva campaña del perfume “Dior Homme” se dirige a un hombre fuerte. ¿Qué significa “fuerte” para vos?

Creo que la fuerza está en saber escuchar, en lugar de decir todo lo que uno cree que tiene para decir. Hay que ser paciente y para serlo hay que estar bien con uno mismo. Ser fuerte también es ser empático, no juzgar.

-¿Quién fue tu maestro de cine? ¿Hay un personaje con el que soñás?

Marlon Brando siempre fue un ícono para mí, no creo que nadie pueda igualarlo. En cuanto al papel de mis sueños, cada personaje que interpreté me parecía extraño al comienzo, pero fui feliz dando vida a cada uno. Todos me convirtieron en quien soy.

 

Fotografías: Mikael Jannsson para Christian Dior Parfums

Tags

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas