Joyería y relojería

Clash [Un]limited, lo nuevo de Cartier

Junto a la actriz Lily Collins, la firma sorprende con una nueva colección de joyas.
Reading time 3 minutes

Desde 2019, la colección Clash de Cartier ha redefinido la joyería evitando las formas clásicas y apostado por el equilibrio de un diseño impoluto, pero con un toque creativo. Aquí, la herencia de la Maison resuena por medio de picots, cuentas y los clásicos carrés clous.

La nueva colección cápsula Clash [Un]limited llega con la actriz Lily Collins –Emily In Paris– como embajadora. Aquí las joyas rebelan volúmenes, negros intensos, picots exagerados y formas extravagantes. Todo se conecta con la tensión extrema y el choque de los opuestos: la geometría de las líneas y el aumento de los tamaños. 

Un reloj mitón, joyas de bolsillo, anillos entre dos dedos o anillos dobles en la mano, aros de clip para llevar en el interior o a lo largo de la oreja, pulseras y collares reversibles.

/

La supremacía del Picot

Esta exclusiva colección de joyas de edición limitada centra su atención en el picot, la clásica forma piramidal de la firma. Piezas en blanco y negro, a veces con pinceladas violetas.

Savoir Faire al extremo

Las joyas Clash [Un]limited se han sometido a un largo trabajo dentro del taller de Cartier por parte de los estudios de diseño de la Maison. Un enfoque en torno al diamante, el ónix y la amatista, cuyas posibilidades se exploran en la colección.

Resulta imposible no destacar el reloj mitón; pieza que construye puentes entre el arte de la joyería, la confección y la relojería. Este objeto único –de uso flexible y sensual– se compone de una malla de oro rosa engastada con una constelación de diamantes en la que se inscribe un reloj Baignoire alargado y ribeteado con picots.

Movilidad absoluta

La estética Clash impone sus sensaciones de movimiento en la piel, como contrapunto a la rigurosa geometría de las joyas. Una exigencia del taller que logra la ultraflexibilidad de un gemelo o una gargantilla engastados con clous carrés de ónix y picots de diamantes, todos totalmente articulados. 

El mismo objetivo se aplica a los anillos y pulseras con múltiples picots, cuyos conos piramidales pueden desplazarse y espaciarse, unos al lado de otros, al milímetro. Todos ellos se mueven lateralmente, conectados a una bola de ónix situada en el interior de la joya y que gira sobre sí misma.

/

Tags

cartier

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas