Moda

Thierry Mugler expone sus 30 años con la moda

El genial modisto francés se retiró en 2002, pero la muestra retrospectiva de su obra vuelve a ponerlo en el centro de la escena.
Reading time 5 minutes

"Couturissime": todo está en el título de la exposición que se inauguró el 2 de marzo en el Museo de Bellas Artes de Montreal (MBAM) y que estará abierta hasta el 8 de septiembre. Es un evento impresionante por la riqueza de la muestra y también por la propuesta escenográfica: se exhiben 140 trajes de Thierry Mugler creados entre 1973 y 2001, además de clips, hologramas, fotografías y documentos inéditos, en salas inmersivas diseñadas por el estudio Rodeo FX (el mismo que realiza los efectos especiales de la serie Game of Thrones). Desde que se retiró del mundo de la moda en 2002 (aunque siguió involucrado en la creación de perfumes hasta 2013), Mugler (Manfred Thierry Mugler, como prefiere que lo llamen desde hace unos años), asegura que no le interesa convertirse en un mito viviente. Sin embargo, lo es.

Imaginación y dominio técnico 

"No soy un hombre que mire el pasado, pero el MMFA y Nathalie Bondil (N. de R.: su directora general y curadora principal) me propusieron que presentara mis creaciones e imaginaráramos juntos una visión artística global, gratuita y reinventada. ¿Cómo podía negarme?", dice el propio Mugler para justificar su participación en una retrospectiva que no quiere que sea un homenaje en vida. 

"Siempre me ha fascinado el animal más hermoso de la Tierra: el ser humano", explica Mugler. "Utilicé todas las herramientas que estaban a mi disposición para sublimarlo: moda, espectáculos, perfumes, fotografía, video..." Esa visión de las personas como criaturas fascinantes, casi sobrenaturales de la que habla el modisto cobra vida en los trajes de estructura geométrica, casi futurista, como si hubieran escapado de la película Metrópolis, que se admiran en el MBAM.

Es maravilloso recorrer la exposición y recordar su dominio técnico del látex, el metal y el vinilo, materiales poco habituales en la ropa. 

En el corazón de la retrospectiva están reflejadas las relaciones creativas de Mugler con los fotógrafos más poderosos de sus tres décadas como modisto. Las series que hizo junto a Helmut Newton en escenarios majestuosos, desde Groenlandia hasta el Sahara, en el edificio Chrysler y en el techo de la Ópera de París, son extraordinarias. Además del nombre Newton, la lista de fotógrafos con los que trabajó Mugler incluye a otras celebridades: Sarah Moon, Pierre et Gilles, David LaChapelle, Paolo Roversi, Herb Ritts, Dominique Issermann, Guy Bourdin y Richard Avedon.

Al lado de ellos, Mugler no solo creó ropa, también definió una época con sus espectaculares siluetas e inspiró a otros artistas en todo el mundo: George Michael en su video Too Funky es la referencia más obvia, pero también hay mucho de Mugler en la estética de David Bowie, Lady Gaga, Grace Jones y Beyoncé.

Trajes de sirena y diseños con alerones 

Además de una visión futurista, Mugler tenía pasión por la naturaleza (real o ficticia), desde sus vestidos de sirena y sus trajes inspirados en insectos hasta el fabuloso vestido "Chimère", de 1997, con un corset articulado y  escamas cristalinas, bordado con plumas y crin de caballo, que es una de las joyas de la exposición. 

Pocos diseñadores excedieron, como lo hizo Mugler, el marco de las colecciones de ropa para inspirar mundos y sueños más allá de la pasarela, en el cine, la música, la investigación científica, la arquitectura, el teatro y el ballet. Y no es extraño que fuera así porque, además de crear ropa original y única, Mugler pasó seis años como bailarín en la compañía de Ballet de la Ópera Nacional del Rhin. Tal vez por eso sus creaciones transmiten  libertad y delirio, pero también la disciplina y el rigor propios del ballet. Y todo eso puede disfrutarse en la exposición que repasa los años más creativos de este genial modisto francés.

 

Thierry Mugler: La hora de vestir
(Ediciones Phaidon, 400 páginas, 280 mm x 360 mm, se publicará en abril).

Tags

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas