Moda

Conocé a Esteban Cortázar

Debutó con su primera colección en Nueva York en 2002 a sus tempranos 18 años. Ese primer proyecto lo llevó a dirigir la Casa de Emanuel Ungaro, para después ser seleccionado por el marketplace de lujo Net- a-porter para crear una colección. Más tarde y gracias a esto último pudo exhibir sus colecciones en Colette y Farfetch.
Reading time 8 minutes

De raíces colombianas, Esteban creció en Miami y durante su pre adolescencia fue influenciado por su padre, el artista Valentino Cortazar.

Actualmente reside en París y es conocido por sus diseños coloridos, que combinan movimiento y cultura latina con el savoir- francés, que él mismo resume bajo el lema "París Latino”.

Artistas de la talla de J. Balvin, Rosalia, Beyonce y Rihanna han sido vestidos por su firma.  Fue nombrado por el presidente de Colombia como embajador de arte del país. En esta entrevista cuenta un poco más acerca de su nueva colección para Desigual, inspirada en lo que fue el South Beach de Miami durante sus inicios como artista.

¿Cómo es tu energía creativa?

EC: Si hablamos de mi energía creativa diría que soy una persona muy colaborativa. Disfruto mucho trabajando con la gente. No me siento un creativo egocéntrico, donde todo gira en torno a mis ideas. Me encanta crear con las ideas de la gente y hacer un ping-pong. Creo que mi energía es generosa y amable.

 ¿Cómo era Esteban Cortázar de chico?

EC: Creo que de chico era bastante precoz. Me impulsaba a ser muy libre y abierto, a ser creativo, expresivo y artístico. Crecí con una madre cantante de jazz y un padre pintor, así que viví rodeado de creatividad toda mi infancia. Creo que hay algo muy particular y especial en el hecho de haber vivido rodeado de tanto arte y creatividad en una playa, frente al océano con palmeras, y hay algo de eso que se quedará en mí para siempre.
 

¿Cómo sentís la cultura y el ambiente latino en tus colecciones? ¿Cómo lo expresas a través de tu ropa, tus conjuntos, y todo lo demás?

EC: Creo que el ambiente latino lo llevo en la sangre, así que siempre va a salir de mí de una forma u otra. Es algo que me encanta celebrar porque estoy orgulloso de ser latino y me inspira de forma natural, no tengo que forzarlo. Siempre está ahí, aunque no lo haga oficial. Siempre hay algo, ya sea el color, el baile o el movimiento, o simplemente esa alegría de vivir que tenemos y nuestra calidez innata. A medida que fui creciendo, busqué expresar eso en las colecciones y en mi trabajo.

¿Cuál es la principal inspiración de tu colección con Desigual?

EC: Para mi primera colaboración con Desigual quería hacer algo muy personal. Quise hacer algo en torno a mi infancia creciendo en South Beach Miami en los noventa, una época muy especial que me formó como persona y como creador. Cuanto más pasa el tiempo, más me doy cuenta de lo especial que fue esa época en mi vida. Sentí que también era muy Desigual, así que fue genial hacer algo que se sintiera espontáneo, muy libre y que también fuera parte, en cierto modo, de la historia.

¿Quién es Valentino Cortázar?

EC: Valentino Cortázar es mi padre. Es un artista colombiano que ha vivido en todo el mundo y que es una de -o si no la mayor- inspiración en mi vida. Él y mi madre, por supuesto. Les agradezco mucho el haberme mostrado una manera tan creativa de vivir y el haberme empujado a expresarme y aceptarme exactamente como soy. Su arte y su uso del color y su amor espontáneo por la naturaleza, por las mujeres, por la vida, y su alegría de vivir, fueron una gran influencia en mi vida y en sus cuadros. En los últimos años, me he inspirado mucho en su historia y he querido incorporarlo cada vez más a mi trabajo y a lo que hago. Cuando me invitaron a realizar este hermoso proyecto con Desigual, pensé que era una forma perfecta de hacer algo personal con mi padre, a través de su arte, para una marca que celebra el arte y la alegría de vivir, que celebra la idea de ser abierto de mente, y que celebra muchos de los valores que tengo en mi corazón y en mi familia.

Miami 

South Beach realmente no es sólo una playa increíble con una luz extraordinaria y estos realmente hermosos edificios pequeños llenos de jubilados excéntricos que vinieron de diferentes partes de América o Europa. Hay algo tan especial en estas imágenes que invitamos al legado de Andy Sweet a formar parte de la colección, para que participe de uno de los grabados. La idea fue mezclar las fotografías de Andy Sweet con las de la obra de mi padre Valentino Cortázar. Se convirtió en una especie de collage, que también forma parte de Desigual y de mi forma de trabajar. Es mezclar mundos y ver qué sale de ahí.

Es como sentir el espíritu de ese momento, ¿no?

EC: Sí, así es, y también hay algo tan auténtico en estas imágenes. Hay algo que realmente sientes: la historia y el espíritu libre. Esto es, obviamente, antes de Internet, antes de todo lo que se vive a través de las pantallas. Así que realmente lo ves a través de las imágenes. Ves este estilo de vida libre que te hace tener una nostalgia positiva, algo que te hace querer de alguna manera, vivir eso de nuevo en nuestra generación, pero de forma diferente. Aún queremos ese estilo de vida libre y fácil.

¿Cómo era South Beach en los años noventa?

EC: South Beach en los noventa era un crisol de muchas cosas diferentes. Era una época libre y muy espontánea, una mezcla entre una cultura latina increíble y fotógrafos magníficos. Gianni Versace y todos esos súper modelos y artistas, jubilados súper bohemios y excéntricos que eran súper extravagantes y coloridos en su forma de vestir. Creo que la mezcla de todas estas cosas en una playa y en las siete manzanas adolescentes que eran South Beach en ese momento era realmente especial. A medida que pasa el tiempo y ves todas esas referencias, mirás las fotos, los recuerdos, los videos, realmente te das cuenta de como este crisol de culturas fue tan importante en la formación de Miami y de lo que es hoy. Y al haber crecido ahí, obviamente es especial mirar atrás a esa época. Era una vida fácil. Eran esos interminables días de verano. Era contemplar las puestas de sol y ver el arte invadiendo las calles, no sólo de alguien como mi padre, que de hecho también es una parte importante de la colección y pudimos colaborar juntos en uno de los grabados. Se trataba de ver todo este arte representado, ya sea a través de artistas actuales o de la música, la moda o la fotografía, o simplemente la cultura kitsch de la playa.

Sostenibilidad

Hablemos un poco de la sostenibilidad de esta colección. Era algo muy importante, ¿no es cierto?

EC: Creo que la sostenibilidad se ha convertido en una especie de palabra de moda. Sin embargo, siento que es una responsabilidad más que una tendencia. Es una forma de vida. Es una responsabilidad que no sólo tienen las marcas de moda, sino todos nosotros. Debemos ser más conscientes y responsables en nuestras acciones cada día. Por eso era imprescindible incluir procesos sostenibles en la colección en la forma en que elegimos los tejidos, en la forma en que realizamos los estampados, en la forma en que elegimos los botones, las cremalleras, los detalles, en todo lo que podamos. Así que es bueno que estemos en la misma línea y que hagamos todo lo posible para tener una colección que sea ecológica y que lo exprese. De hecho, como parte del proceso de firma de la colección, siempre estuvo la idea de elegir tejidos ecológicos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas