Pop culture

En la playlist: lo nuevo de la música que tenés que escuchar

Del dub al trap, pasando por el folk pop y el indie electrónico, el año trae variaciones de estilo tan eclécticas como singulares, sin barreras de idioma ni de etiquetas.
Reading time 7 minutes

El cambio de década se presenta con nuevas propuestas. Una reseña con los referentes de ritmos urbanos que lideran los festivales internacionales y transforman la música actual. La búsqueda se centra en sonidos que se vuelvan identificables a primera escucha, libertad de expresión, originalidad melódica y fusión de estilos.

 

ANTUANTU

Antu La Banca, artista drag de Bariloche residente en Alemania, estudió música popular en la Universidad de La Plata y es autodidacta en música electrónica. En su tercer disco de estudio, Transformera, que editó el año pasado, indaga el pop electrónico, menciona las desi- gualdades sociales y apunta contra el patriarcado en clave bailable.

Su arte de no callar tiene historia. Le productorx, baterista y exintegrante de la banda Nunca fui a un parque de diversiones ya exploraba en su disco anterior, Une (2017), su identidad sexual, el universo andrógino y homoerótico. “Pero Transformera es un manifiesto pop con un acercamiento más personal, más político”, dice por audio desde un tren en Berlín acerca de su última obra de ocho canciones con invitadas de lujo como Elena Radiciotti (bajista de Isla Mujeres) y Violeta Castillo.

 

ANYI

Con letras tan poéticas como cru das, máquinas de ritmos, algunos pasajes instrumentales y coros de gatitos, Ángeles Aparicio debutó como cantante con su primer álbum producido por Luca Bocci, mendocino como ella. Crucero Cristal parece haber sido escrito desde el cuarto de una adolescente triste. “Quizás miramos la luna llena/ al mismo tiempo”, comienza el viaje melancólico y psicodélico de la exfotógrafa de 22 años que canalizó el dolor de una temporada de corazón roto en nueve canciones que hablan de fragilidad. Abundan las heridas, las melodías sinestésicas y los sintetizadores in crescendo, que se mezclan con silencios necesarios y una adaptación libre al español de la canción “Many Roads to Follow”, de The Nerves.

CAROLINE POLACHEK

La exlíder de la banda Chairlift –conocida como autora de la canción “No Angel” de Beyon- cé y editora de discos bajo el seudónimo de Ramona Lisa– regresa al ruedo. Trae ahora un pop novedoso de sintetizadores y toques experimentales que la asemejan a artistas como Christine & The Queens y Charli XCX. Con Pang!, la productora y compositora de Connecticut levanta la vara para encantar al público y entrar en las listas de los mejores discos. Con su voz acompañada de efectos electrónicos amables que se acoplan a un clima de ensueño y con guiños a los años 80, Polachek promete convertirse en una de las artistas femeninas con mayor proyección internacional.

 

GREENTEA PENG

El nombre artístico de Aria surgió de la conjunción entre el té verde con ginseng y la expresión londinense peng (muy atractivo). La cantante británica que visitó Buenos Aires el año pasado, justo antes del lanzamiento de su segundo álbum, Rising, pasó de trabajar detrás de la barra de un club de East London a telonear a Neneh Cherry en su gira por Europa. También se la puede ver en su propia sesión de Colors, la plataforma musical audiovisual que importa novedades de todo el mundo. En “Downers” y “Mr. Sun” resulta tan particular e hipnótica como sus tatuajes y movimientos sensuales. Con una mezcla de dub, R&B y soul, pareciera seguir los pasos de Macy Gray o de sus dos grandes influencias: Lauryn Hill y Erykah Badu. Irreverencia neo soul en clave millennial.

MAC MILLER

Como un golpe al corazón, Mac Miller (en realidad, su familia) lanzó a mediados de enero su sexto y último disco, Circles. Estaba destinado a ser un álbum complementario de Swimming (2018), que apareció un mes antes de la muerte sorpresiva del cantante de Pittsburgh. La obra póstuma tiene un registro introspectivo, habla de salir del encierro y de la melancolía. Jon Brion, su productor histórico, fue el encargado de juntar letras y piezas para reconstruir el último legado de Miller. Las canciones –más cantadas que rapeadas– incluyen coros de su exnovia Ariana Grande (“I Can See”) y los ritmos de Guy Lawrence, de Disclosure, en el tema “Blue World”. Un longplay sensible, triste y para escuchar sin rímel.

YSY A

A fines de 2019, Alejo Nahuel Acosta editó Hecho a Mano, uno de los mejores discos de trap argentino y su segundo de estudio. Tiene once temas con poco autotune y mucho flow, realizados con los once mejores produc- tores del momento, entre ellos, Halpe, Asan y Orodembow. “El Varón del Trap” es un artesano. No da puntada sin hilo y sigue de cerca la producción de sus discos, shows, vestuario (sorprende con sus trajes sastre de tres piezas de material refractario y botones brillantes) y hasta la promoción comercial. Las letras son respetuosas con las mujeres y los colegas; YSY A se canta unos tangos, rapea y marca la diferencia de estilo en la música urbana.

 

WEYES BLOOD

Natalie Mering, multiinstrumentista, acaba de editar Titanic Rising, disco con el que logró su participación en festivales internacionales de renombre como Coachella y Primavera Sound. Nacida en California en una familia de músicos y criada en un ámbito profundamente cristiano, Mering (31) complace con su voz aterciopelada y un sonido setentoso, entre pop y folk psicodélico, que recuerda a The Carpenters, Enya y Joni Mitchell, pero traído al 2020. En las letras de canciones como “Andromeda”, “Movies” y “Everyday”, Weyes Blood mezcla poesía apocalíptica, mitología y los misterios del fondo del océano para hablar de amor.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas