Fashion Week

Anotaciones desde la primera fila

El Otoño-Invierno 2019 ya está entre nosotros. Transcurrió el mes de la moda en las principales capitales y se despuntan las inspiraciones y las tendencias que marcarán no solo el guardarropas sino también los ejes de reflexión cultural. Aquí, algunas ideas emergentes del esprit du temps que presentaron marcas y diseñadores.
Reading time 4 minutes

Relato contemporáneo. En su colección Periphéríque, el diseñador turco-chipriota Hussein Chalayan tomó como eje de su trabajo en pasarela un tema de actualidad, vigente en varias disciplinas artísticas (lo exploraron recientemente, entre otros, el artista chino Ai Weiwei – es posible ver su obra hasta el 2 de abril en Buenos Aires, en Fundación Proa – y  Vanessa Redgrave en su documental Sorrow, presentado en el último festival de Mar del Plata): las mareas humanas,  la inmigración, sus consecuencias socio-política y las tensiones que crea en los ciudadanos no integrados al sistema, especialmente en Europa. Las prendas doble función, utilitarias,  desmontables, con presencia de cierres en lugares inesperados, dieron la sensación de funcionar como trajes de protección enriquecidos por el corte sartorial siempre impecable de Chalayan.

Chalayan

Tecnoescenarios. Desde hace bastante tiempo la primera fila, los backstages y los ingresos a los desfiles se transformaron en escenas donde los teléfonos son los protagonistas indiscutidos de la crónica de estilo: instragramers, influencers, it girls y registros personales e inmediatos subidos a la velocidad de la luz alimentan la tendencia. Así lo creyó también Badgley Mischka, que desarrolló una aplicación junto con Apple en la que se podía ir seleccionando los outfits favoritos en simultáneo con el desfile y, por supuesto, tener acceso inmediato a su compra. En Milán, Prada hizo una nueva demostración de músculo fashion con un show que estableció, como solo sabe hacerlo Miuccia, un diálogo entre las artes visuales, la pulsión futurista y la innovación tecnológica textil, a través de materiales de nuevos componentes con claras referencias visuales al imaginario de la ciencia ficción, mezcladas con sus clásicos paños y prints.

Prada

Amor al arte. Entre las inspiraciones recurrentes en la historia de la moda está la de abrevar en dibujantes, corrientes artísticas o referencias visuales emblemáticas. Tal fue el caso de MM6 Margiela, que homenajeó la  fuerza conceptual de Andy Warhol: el revestimiento plateado del mítico cuartel general del pop americano, The Factory, fue reproducido por completo en la pasarela y también concibió prendas y accesorios en total silver con detalles textiles imitando el efecto bola de espejo. Como continuación del espíritu perfomático warholiano, la etiqueta lanzó luego de la presentación 500 remeras de edición limitada con polaroids tomadas minutos previos al comienzo del desfile. Por su parte, Delpozo explotó la experiencia de arquitecto con su diseñador estrella, Josep Font, y una colección basada en la experimentación de formas y líneas. Con el argumento central de imágenes inéditas de la revista National Geographic de la década del 30, la etiqueta completó la propuesta con una paleta de pasteles saturados y la intervención de la ilustradora francesa Inès Longevial. Mientras tanto, en New York la marca The Row (de Mary-Kate y Ashley Olsen) trasladó obras originales del genial Isamu Noguchi a su estudio para convertir al artista japonés en espíritu de una colección poblada de prendas simples como tapados estilo bata, pantalones ultraanchos y trenchs que plantearon una suerte de nuevo uniforme urbano.

Del Pozo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas