Moda

Murió Kouka Denis, la modelo argentina que en los 60 inspiró a Dior y a Saint Laurent

En sus años como mannequin, triunfó en Francia y desfiló para las grandes etiquetas del mundo.
Reading time 3 minutes

Hoy se conoció la noticia de la muerte de la argentina Kouka Denis. Conocida durante los años 60 por haber desfilado para Dior e Yves Saint Laurent, entre otros, la exmodelo falleció a los 78 años, según confirmó una de sus tres hijas al portal Infobae.

Morocha, piernas largas, ojos inmensos, a los 15 años se tomó un barco a París para empezar a trabajar con Yves Saint Laurent, recién convertido en director creativo. Se había criado en el barrio porteño de Flores, dentro de una familia de clase media. Era la menor de ocho hermanas. Cuando era chica jugaba a ser modelo. Un día, un diseñador amigo de sus padres se le acercó y le dijo que estaba dispuesto a enseñarle a posar. Después, se presentó en un casting en el Club Francés de Buenos Aires que buscaba a una joven para desfilar. Se anotaron más de 300 chicas. Ganó ella. Así empezó.

Luego vino todo lo demás. Participó en la Grand Fête de la Haute Couture junto a los diseñadores y fotógrafos más reconocidos. Trabajó por seis meses con Hubert de Givenchy en una colección para la actriz Audrey Hepburn. Se lució ante Jackie Kennedy en la Casa Blanca. Ante Juan Domingo Perón. Compartió eventos con los políticos Winston Churchill y Charles de Gaulle. Conoció a Pablo Picasso, a Rita Hayworth, a Diana Vreeland,

Denis, en verdad María Haydeé Gaspar de Acuña, fue tapa de todas las publicaciones de moda, retratada por Richard Avedon, se rapó el pelo para contentar a Saint Laurent, fue la primera modelo occidental en desfilar en la Unión Soviética, recorrió el mundo y al final volvió a Argentina. 

"Más que una modelo, Kouka fue una intérprete de la moda, una diva pequeña, delicada y a la vez imperiosa. Llegada muy joven a París, en 1956, Hubert de Givenchy la adoptó de inmediato, ya que correspondía a su ideal de chic romántico. Pero Cuquita, la chica de Flores, devino en un verdadero personaje emblemático con Yves Saint Laurent, quien la convocó a la casa Dior desde su primera colección, en 1958. Allí su belleza hispano-portuguesa y su manera, inédita, teatral, de desfilar con su cuerpo en una nítida diagonal —torso echado hacia atrás, pies avanzados— causaron sensación y perduran en la memoria de la moda por lo singulares, personales, irrepetibles", señaló el periodista y escritor Javier Arroyuelo. 

Kouka fue un ícono de estilo y su personalidad fue tan poderosa como su belleza”, aseguró por su parte tras su fallecimiento la directora de L’Officiel Argentina, Ana Torrejón.  

/

Tags

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas