Moda

Sustentabilidad: firmas para conocer

Las colecciones lanzadas durante la cuarentena mostraron una práctica sostenible concreta: diseñadores y marcas reutilizaron diseños de otras temporadas, resolvieron su labor con lo disponible en los espacios de trabajo y se focalizaron en la funcionalidad de la propuesta.
Reading time 5 minutes
Guido Vera

Se trata de revisar el modelo de negocio para entender la conversación actual de la moda y cómo manejar un proyecto sostenible a largo plazo, dejando en claro la creación del valor. ¿Cuáles son las materias primas que se utilizan para producir una prenda? ¿Cómo y por quién fue hecha la ropa? ¿De qué manera impacta en el medio ambiente lo que usamos? Estas son algunas de las preguntas que surgen al momento de la compra y apoyado por una coyuntura pandémica donde los hábitos se trastocaron. El diseño sostenible propone alternativas para la producción y en su  investigación textil está la búsqueda de modos de satisfacer las necesidades de las partes interesadas  que, a la vez,  den nuevas formas y prácticas para cubrir esas necesidades. 

En los últimos diez años surgieron gran cantidad de proyectos vinculados al diseño sustentable. Hoy en día es inimaginable lanzar un emprendimiento sin un perfil basado en estos medios de producción amorosos con el planeta y que no incluya lo social, pues las nuevas formaciones de diseñadores parten de lo sustentable para mostrar su identidad plasmada en el nuevo listo para usar que presenta la moda. 

Aquí hacemos un recorrido por algunas prácticas sustentables corporizadas en proyectos de diferentes ciudades de la región: 

Guepardo es el proyecto de Ana Belén Gutierrez, lanzado en 2019 en Buenos Aires, con el foco en la construcción de siluetas oversize de formas geométricas para alcanzar comodidad. "Antes de la pandemia estaba presente la amplitud y el movimiento como concepto para el desarrollo de las prendas. Se percibía la sensación de un usuario que no quería estar condicionado por la ropa según la ocasión", explica la diseñadora graduada en la FADU UBA, camada 2010. Desde Guepardo ofrece prendas y productos textiles que ponen en valor los procesos artesanales aplicando métodos tradicionales de tejido y teñido, y producidos en ediciones limitadas.

Con fuerte impronta de lo local, desde Chile y Perú surge SISA, un equipo multidisciplinario integrado por Alejandra Cruz, Elisa Rodríguez y Trinidad Rodríguez. "Trabajamos con artesanos locales para crear prendas y complementos que se realizan de manera responsable, utilizando materiales de origen natural que conservan sus cualidades prácticas y manifiestan sutilmente el paso del tiempo", cuentan acerca de sus diseños confeccionados de manera artesanal y atentos a la no generación de sobrantes. SISA ofrece los básicos de un guardarropa sin tiempo: vestidos de hilados delicados, jardineros y blusas de lino y diversos tejidos realizados con lanas merino y  alpaca, además de pantalones de un calce exquisito.

Desde Uruguay Gaia se presenta como vestimenta con valores sustentables Su manifiesto reflexiona y cuestiona a la industria textil y a sus modos de producción que afectan al medio ambiente. Así,  un equipo formado por diseñadores y artesanos en colaboración con cooperativas, generan prendas a partir de materiales recuperados y reciclan ropa en desuso, obteniendo como resultado piezas atemporales, oversize y sin género.

Con diseños que toman referencias de la patagonia chilena, Guido Vera se presenta con una estética minimalista y dando lugar a prendas realizadas con textiles tecnológicos, biodegradables y veganos. Como todo movimiento que cuestiona lo establecido, el manifiesto oficia de medio de comunicación y busca ensalzar una nueva manera de hacer. "Cuando decidí desarrollar este proyecto deseé que tuviese una dedicatoria continua y expresiva; con memoria y que perdure en esta era digital y desechable, donde todo parece perder importancia en el ocaso", empieza su proclama. Una síntesis de lo que se usa a diario, dice, hacen el repertorio de este diseñador que trabaja sobre una colección permanente y actualiza con ediciones especiales.

Echániz es un laboratorio textil fundado en 2017, en Buenos Aires, por Laura Echaniz. Bajo la premisa sustentable de trabajar a partir de textiles recuperados, Echaniz ofrece diseños sin género cuya apariencia atemporal y simple aportan a la funcionalidad de los materiales conseguidos. "Me inspira creer en un futuro más sustentable, en el que la conexión con la Tierra se encuentre directamente relacionada con nuestras acciones", dice Laura a propósito de la serie audiovisual "Pandemia" que lanzó a través de redes sociales para apoyar las cápsulas estrenadas durante la cuarentena. 

Manuela Álvarez está al frente de MAZ, una marca de Colombia que mixtura la sastrería con los saberes ancestrales. Siluetas estructuradas y oversize brindan el confort al que apela la nueva mentalidad de la moda; más práctica, funcional y respetuosa con el medio ambiente y las personas que participan de la cadena productiva. Una de las claves de trabajo de la diseñadora es el trabajo colaborativo al generar co-creación junto a colectividades, teniendo siempre en foco el rol de la mujer y la exploración de nuevas feminidades, y gestionado a través del textil.

Tags

sustentabilidad
sostenibilidad

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas