Pop culture

Nathy Peluso canta lo que siente

Histriónica y poderosa, la cantante y compositora habla de su nuevo disco y del orgullo latino, mientras recoge el guante de las acusaciones de apropiación cultural en su música.
Reading time 9 minutes

Natalia atiende la videollamada desde un café en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, una vez pasado el control de Migraciones para regresar a su casa en Barcelona. Acaba de terminar la sesión de fotos para la revista, se la ve de buen humor y también cansada. La noche anterior no pudo dormir, desvelada por el trabajo acumulado, a pesar de que ya está acostumbrada al trajín que le impuso el éxito de los últimos tres años. Se acaba de publicar su primer álbum de larga duración, Calambre: doce canciones en múltiples géneros y estilos; su talento y su voz arrolladora como denominadores comunes. El disco ya lleva más de diez millones de reproducciones, liderando las listas de España y Argentina, los dos países que considera su hogar.

Como canta en su nuevo corte “Sana Sana”, Nathy Peluso es tan “argenta como la Negra Sosa”, una de sus máximas influencias musicales junto al Flaco Spinetta. Sin embargo, sus raíces no definen su estilo: un combo poderoso entre neo soul, ritmos caribeños, jazz, hiphop y reggaetón, que mezcla a voluntad y sin prejuicios. Nació en Luján hace 25 años, pero a los nueve se fue a vivir a España con su familia, como otros tantos argentinos que abandonaron el país a comienzos de los 2000 en busca de prosperidad económica. Creció entre Murcia, Alicante y Madrid, donde se formó en canto y teatro físico con profesores dominicanos, puertorriqueños y cubanos.

“Corashe” fue la canción que levantó la perdiz a ambos lados del Atlántico. En España, su primer single fue un gran suceso; también los posteriores “Alabame” y “La Sandunguera”. En Argentina, “Corashe” fue además la banda sonora que eligió la audiencia femenina para representar la lucha por la ley del aborto legal, seguro y gratuito. En cada uno de sus shows locales el público hace volar pañuelos verdes  que caen a sus pies y que ella levanta con autenticidad y compromiso.

A fuerza de singles, performances desmesuradas y mensajes de amor propio, el reconocimiento de la industria no tardó en llegar. Nominada a Mejor Nueva Artista y Mejor Canción Alternativa para los Latin Grammy 2020, pisa escenarios importantes como el Primavera Sound 2019 y el Cosquín Rock 2020, y es la primera artista argentina elegida para presentarse en Colors, la exclusiva plataforma de shows online. Mientras, la llegada de Calambre provoca chispazos allí por donde pasa.

¿Cómo estás viviendo el lanzamiento? 

Estoy excitadísima porque sé que Calambre es muy bueno. Es una metáfora de lo que significa atreverse; después de atravesar un calambre físico o eléctrico, ya nada es igual. Cada verso está escrito con mucha artesanía y fue trabajado con músicos referentes de distintos géneros musicales. Es una obra donde pude explorar toda la música que me representa, y lo hice con amor y respeto. No tengo tiempo para profundizar en vínculos, ni de enamorarme, porque hoy mi compromiso más grande es con lo que estoy haciendo. Le dedico mi vida entera a este proyecto. Como buena capricorniana,  me meto al 100 % y soy bastante controladora en mi trabajo. Me llena de orgullo ser un canal creativo para que la gente pueda proyectar emociones sobre mí, acudir cuando a veces les falla su propia organicidad, como si mi música fuera unas gotitas de jarabe. 

Además de los mensajes de empoderamiento que tienen “Sana Sana” o “Business Woman”, en estas canciones convive otro lado tuyo más frágil y vulnerable.

Me comprometo con mi realidad, la de una mujer de 25 años que canta los aprendizajes que va adquiriendo. Soy una mina muy sensible pero a la vez, fuerte, y me reafirmo en lo que hago porque sé de su calidad y de las respuestas superpositivas que recibo. Creo en mis canciones, que también me enseñan a hacer oídos sordos a muchas opiniones dañinas, a las que elijo no prestar atención. 

¿Lo decís por las críticas de apropiación cultural que te hicieron en las redes? 

Si no hiciéramos propios otros géneros musicales estaríamos cantando tango o folklore toda la vida. Hasta esos estilos seguramente tomaron cosas de otros para crecer. Como argentina e inmigrante estoy llena de influencias, y si no las pusiera en mi música me generarían una gran tristeza. Es como Spinetta cuando canta en Barro Tal Vez, “si no canto lo que siento, me muero por dentro”. Canto desde el amor, desde las identidades que me componen y me llenan el alma. Me parece muy triste cómo repercute mi libertad en gente mal pensada que tergiversa las cosas. Igual, no pretendo complacer a todo el mundo. Hago salsa, jazz, hiphop y tango porque es lo que entra y sale de mis venas. No veo que a los músicos hombres se les cuestione por cantar diferentes géneros. Como inmigrante se me ha discriminado toda la vida por ser latina, ¡¿y ahora me dicen que no soy latina?! No, mami. La cuestión acá es que estoy moviendo pasiones y a mucha gente le da bronca el amor, que a alguien le vaya bien haciendo algo del corazón. 

El videoclip de “Sana Sana” está lleno de guiños a Spinetta, Mercedes Sosa y también al pañuelo verde, emblema del aborto legal en Argentina. 

Son homenajes que les hago a mis raíces porque estoy orgullosa de ser argentina y La Negra me hace sentir en casa. Lo mismo el Flaco, porque hay una fiebre de toda mi familia con su música y, si bien no pude conocerlo en persona, me hice muy cercana a sus hijos. Soy muy amiga de Dante y con Vera conectamos de una manera muy espectacular, antes de saber que era su hija. Con respecto al pañuelo verde, tiene que ver con los mensajes que una tira a través de las canciones y lo que representan para el público. Cuando compuse “Corashe”, jamás imaginé en qué se iba a convertir. Me da orgullo representar a las pibas en una lucha tan importante por ese proyecto, que ya debería convertirse en ley. 

En las letras además hablás explícitamente del goce, la sexualidad, el clítoris y de hacer tríos, ¿por qué ponés el acento en estos contenidos?

Alguien tiene que hablar de la sexualidad, pero no lo hago premeditadamente o para provocar sin sentido. Se me da de manera natural. Doy gracias a Dios que mi vieja me educó con esta libertad y seguridad, y simplemente escribo lo que me sucede. Hablo desde mi propia experiencia, disfruto la sexualidad y estoy orgullosa de vivirla así. Si además inspiró a un montón de mujeres, es lo mejor que me puede pasar. 

¿Cómo te afectó la pausa impuesta por el coronavirus? 

Estoy harta y no la soporto más. Extraño los shows en vivo y la energía del directo porque la vida sin música en el aire es un lugar peor. Este año iba a tocar en Coachella y en Lollapalooza, pero por lo menos no se suspendieron, sino que hay que esperar un poco más. De todas formas me mantengo positiva porque este tiempo sin giras me ayudó a centrarme en lo verdaderamente importante. Incorporé mucha más consciencia vincular, más introspección e hizo que recordara de dónde vengo y hacia dónde me dirijo. Aproveché esta oportunidad para darle al disco la calidad y artesanía que se merecía.  

Ella: @nathypeluso
Fotografía: @celinevanheel
Estilismo: @lauravandall
Asistente de estilismo: @alfred.vivas
Pelo y maquillaje: @sandroigon
Iluminación: @ricothetomato_
Asistentes de iluminación: @ateneamartinezmolina @jorgealberdii
Producción: @n.ramos_ 

Tags

nathy
peluso

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas