Arte y cultura

La sofisticación de la línea

Megamuestra en el renovado Palais Galliera. Se trata de la primera retrospectiva en París de la obra de Coco Chanel. Miren Arzalluz, directora del museo, conversó en exclusiva con L´Officiel.
Reading time 5 minutes

El hotel Ritz, la plaza Vendôme, la boutique en la 21 rue de Cambon. Hay más de una dirección parisina que narra historias sobre Coco Chanel pero en este complejo año el Palais Galliera, establecimiento que marca el pulso de las relecturas contemporáneas de la historia de la moda, vuelve a abrir sus puertas con una celebración del recorrido profesional de la couturière. Su directora, la española Miren Arzalluz dio detalles sobre “Gabrielle Chanel. Manifiesto de la Moda”, una muestra que abarca 1500 m2 y cuenta con más de 350 piezas.

¿Qué significa para el Palais Galliera reabrir sus puertas con una exhibición sobre Coco Chanel?

Es una nueva etapa del museo porque, tras una obra de transformación y ampliación muy importante, hemos duplicado los espacios expositivos. El objetivo de este proyecto de renovación fue crear galerías para presentar una colección permanente: la historia de la moda desde el siglo XVIII hasta nuestros días. La exposición estaba programada incluso antes de saber que podíamos modificar el espacio y coincidió con la exhibición inaugural. Por su magnitud la hemos presentado en todos los espacios. Es emocionante.

Se trata de la primera retrospectiva en París sobre la diseñadora. ¿Qué reacción esperan de la ciudad? 

Desde el punto de vista curatorial nos hemos centrado fundamentalmente en su trabajo, en su carrera profesional. No quisimos hacer un relato biográfico porque consideramos que todo el mundo lo conoce. Casi todo lo realizado hasta ahora habla sobre su vida privada y dice muy poco del estilo Chanel. Fue sido una decisión radical, porque entendemos que su vida es fascinante, pero no tenemos nada que añadir. Un proyecto de exposición debería ser una contribución, algo nuevo. Esperamos que la gente pueda descubrir y redescubrir a Chanel. 

La muestra cuenta con distintas piezas de diferentes museos y colecciones privadas. ¿Cómo se realizó la  gestión?

Tenemos una selección de 350 piezas y unas 170 siluetas. Una parte importante es de nuestra colección, otra de los archivos de la maison Chanel, y también de museos de todas partes del mundo y de colecciones privadas. La gestión es nuestro pan de cada día. Nos faltaron algunas piezas porque eran muy frágiles y difíciles de transportar, y otras no pudieron llegar desde Estados Unidos por la pandemia de covid-19. La parte más específica del montaje sobre el maniquí es muy precisa y exigente, porque por temas de conservación no podemos exhibir los diseños en modelos. No siempre es fácil transmitir las ideas de elegancia y de movimiento en maniquíes. Son proyectos largos que se empiezan con dos años de antelación. 

“Es una muestra que nos permite redescubrir a Chanel, comprender la modernidad de su trabajo”.

¿Cuál es tu pieza favorita?

Es difícil. Tengo tantas… Me fascinan las realizadas entre los años 20 y 30, las joyas son maravillosas, algunos vestidos de noche de finales de los años 60 también. 

Gabrielle Chanel fue una mujer adelantada a su época. ¿Cómo se vuelve sobre ella desde el 2020? ¿Se hace alguna relectura desde los movimientos feministas actuales?

Ella puso a la mujer en el centro de su creación, introdujo conceptos como el confort,  la naturalidad en la alta costura. No concebía la elegancia sin libertad de movimiento, sin esa forma de sentirse libre dentro de lo que vestimos, que es radical y es relevante hoy. Tenía la capacidad de basar su trabajo en la sofisticación de la línea; todo parecía tan natural, esas combinaciones tan contradictorias, y eso es sobresaliente porque es lo que hacemos actualmente. Era una exitosa mujer de negocios, no se inscribía en el movimiento feminista por una cuestión generacional, pero al final de su vida fue muy provocadora. Buscaba que la mujer fuera libre de presentarse y construirse como quisiera: ese era el centro de su trabajo. Su contribución al feminismo fue especialmente hacerles ver a las mujeres que podían moverse de otra manera. Esta muestra nos permite redescubrir a Chanel, comprender la modernidad de su trabajo. Espero que la gente pueda quedarse con esa idea. 

/

“Gabrielle Chanel. Manifiesto de la Moda” ya se encuentra abierta al público en el Palais Galliera y se extenderá hasta el 14 de marzo de 2021, año en que se  celebra el centenario del icónico perfume Chanel N°5. Una maison con historias para contar. 

Tags

chanel

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas