Hombre

John Legend: buena música, grandes ideales

Detrás de la sonrisa, hay un hombre que no oculta sus orígenes ni sus compromisos sociales. Las diferencias políticas con su amigo Kanye West: "Espero que cambie de opinión sobre su apoyo a Trump".
Reading time 9 minutes

El fotógrafo captura los pasos de baile de John Legend, que se mueve con el sonido de "Before I Do", de Sevyn Streeter, con un desenfado natural y envidiable, y vestido por Gucci. Se ve tan cómodo y espontáneo que uno tiende a olvidar que es un hombre normal. John Roger Stephens nació en Springfield, Ohio, en 1978, en una familia tipo -padre trabajador en una fábrica de tractores, madre costurera, dos hijos-, y su talento para la música pronto se hizo evidente. Trabajó duro para llegar a la cima, y aunque cambió su nombre, no olvidó sus orígenes humildes.

La modelo Chrissy Teigen, su pareja, dijo hace poco en una entrevista que, cuando acababa de conocer a Legend, lo sorprendió planchando su ropa interior. "'¿Planchás tu ropa vos mismo?', le pregunté. Dijo 'sí, por supuesto' ¡Lo abracé en el acto!".

¿Sigue haciéndolo? "Oh, sí. Sin falta. Mi padre era un trabajador, pero para ganar un poco de dinero extra, con mi madre hacían ropa para los vecinos, los miembros de nuestra congregación y también para nosotros. Crecí en este ambiente. Nos enseñaron temprano cómo planchar, y me gusta hacerlo yo mismo para asegurarme de que quede como me gusta a mí", cuenta. Aunque Legend aspira a la perfección, agrega que, en el proceso, está lejos de ser perfecto. "Cometo errores", admite. "Llegué a no estar orgulloso de mi trabajo, porque dejé que la presión externa influyera en mí, en lugar de escuchar mi instinto. Ahora, trato de evitar este tipo de situaciones".

¿Cuáles son los desafíos artísticos que enfrenta? "Lo más difícil es seguir siendo creativo, estar contento con lo que hago, superar los límites, encontrar una voz que tenga en cuenta el contexto actual, todo lo que sucede en nuestra existencia. Busco una expresión lo más sincera posible de lo que soy, aspiro a la autenticidad, la belleza, la trascendencia. Creo que ese deseo no me abandonará mientras sea artista, hasta que muera. Al menos, eso espero", asegura.

"Ser el mejor padre y el mejor marido posible. Eso es lo que me propongo al levantarme cada mañana".

Todos los artistas no tienen el privilegio de crear libremente. ¿Es un derecho que hay que conquistar? John piensa por un momento antes de responder: "No, uno debe exigir esa libertad desde el comienzo. No es un derecho que uno se gane después de ser exitoso. Al revés: llegás al éxito porque hacés las cosas exactamente de la manera que querés".

En cuanto a los otros desafíos que enfrenta, no tienen nada que los diferencie de los de cualquier otro hombre casado: "Ser el mejor padre y el mejor marido posible. Eso es lo que pienso al levantarme cada mañana. No dejo que el trabajo se interponga en ese camino".

Entradas VIP y ofertas a medida

En 2018 tuvo conciertos noche tras noche. ¿Cómo hace, cuando está de gira, para que cada noche sea única y que el público sienta que el concierto es especial? "Porque realmente es así para mí. Estoy eufórico en cuanto subo al escenario y espero que el público comparta esa emoción. Tan pronto como me pongo el traje y salgo a escena, es un nuevo día". ¿Y qué tipo de público ve, desde donde está, frente a miles de espectadores? "Se parece a los Estados Unidos, a su diversidad étnica, a nuestros padres, a abuelos, adolescentes, parejas..." Añade que sus gerentes estudian cuidadosamente este grupo demográfico, "para ofrecerles ofertas a medida". Por ejemplo, pases VIP para conocerlo, regalos exclusivos (un libro firmado, un buzo con capucha, una taza de café) e incluso para beber un vaso del vino que él produce en cantidades muy limitadas, en Napa Valley. Algo que sus gerentes saben tan bien como él es que el 60% de su público son mujeres a las que les encantan la música romántica y el ritmo sexy del cantante. 

Volvamos a los Estados Unidos y a los problemas que agitan el país de Legend. Ni su mujer ni él tienen problemas para opinar de política. Conocida por su franqueza desinhibida, Chrissy se había referido a @realdonaldtrump en Twitter en estos términos: "Mirá que suelo posar medio desnuda para ganarme la vida y, sin embargo, sos el tipo más desesperado que conozco por atraer la atención". O, "Mirá, ya pasó un tiempo... Todavía te odio tanto". No hace falta decir que la cuenta oficial del presidente bloqueó a Chrissy. Legend tampoco peca de prudente al expresar su rechazo por Trump.

Defensor de los oprimidos

Para "celebrar" el cumpleaños número 72 del presidente de los Estados Unidos, en junio de 2018, John y Chrissy donaron 288 mil dólares a la American Civil Liberties Union, que ayuda a las familias de inmigrantes separadas en las fronteras por culpa de las nuevas políticas migratorias de Trump. El compromiso de Legend con su país no es nuevo: en 2007 participó junto a Matt Damon, Marisa Tomei y Danny Glover en un documental para el que se adaptó un libro del historiador Howard Zinn, La otra historia de los Estados Unidos, y en el que John canta "Mississippi Goddam" , el himno antirracista de Nina Simone.

"Lo que me encantó de ese libro es que el autor le da voz a la gente común. Con demasiada frecuencia, la historia se escribe desde el punto de vista de los conquistadores, los gobiernos, la aristocracia. A menudo olvidamos las pequeñas historias de quienes tienen que trabajar por sus vidas y luchan por sus derechos, olvidamos a los oprimidos, a todos aquellos que son invisibles en los medios de comunicación", señala Legend.

El músico se identifica fácilmente con otros artistas afroamericanos  comprometidos con la política, como el cantante Paul Robeson, de la década de 1950, o el actor y cantante Harry Belafonte, a quien cita como inspiración. "No tengo un modelo de artista que no implique una conciencia social o política y que no inspire el deseo de defender los derechos del pueblo". 

No todos opinan como él en el mundo de la música. Kanye West da siempre testimonio de su admiración por Trump. Para Legend, esta actitud es confusa. "Somos amigos, lo respeto y mi éxito se debe en gran medida a la confianza que me tuvo en mis inicios, cuando nadie creía en mí. Creo que juntos hicimos buena música, de la que siempre estoy muy orgulloso. Esto no me impide estar en desacuerdo con él sobre política". Se toma un momento para reflexionar antes de opinar sobre la reunión de su amigo West con Trump, en la Casa Blanca, un encuentro que la prensa cubrió ampliamente. "No hay nada intrínsecamente malo en reunirse con el presidente, o tener que reconocer la autoridad del presidente. Pero si creemos que las cosas tienen que cambiar a nivel nacional, necesariamente el presidente es responsable. Solo espero que sus políticas produzcan cambios en beneficio de todos, que dignifiquen a los trabajadores". Legend agrega: "Por todo lo que le escuché decir, Trump demostró que realmente no cree en la justicia ni en la igualdad de todos, independientemente de sus orígenes. Él, por otra parte, demostró su desprecio por la gente de color, estableció políticas y pronunció discursos que lo acercaron a los supremacistas blancos. Tal vez Kanye cambie de opinión. Pero lo dudo... "

Todavía hay un retrato para realizar: con un saco blanco de Ermenegildo Zegna, del tipo que James Bond usaría en una mesa de baccarat en un casino. John se mueve al ritmo de una canción de Kanye West que suena en el estudio y hace un giro perfecto.

Fotografía: Eric Ray Davidson. Estilismo: David Thomas

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas