Arte y cultura

Con la música a esta parte

Invitados especiales, shows imperdibles y artistas inéditos. El festival internacional con más peso en Latinoamérica está por llegar. Lollapalooza, cuenta regresiva.
Reading time 7 minutes

Más que un festival de música, el Lolla tiene nombre de parque de diversiones. Nada mal para un evento capaz de cumplir con ambas expectativas. Perry Farrell es el fundador del ciclo que comenzó en los 90 en Estados Unidos como una manera de despedirse a lo grande de su banda, Jane’s Addiction, y lo hizo regresar en 2005 con forma de festival alternativo. Indie, rock, electrónica y pop; artistas y bandas consagradas; y espacio para promocionar a los emergentes son las atracciones de esta fiesta que expandió su horizonte a Santiago de Chile (2011), San Pablo y Buenos Aires (2014), Berlín (2015) y París (2017). Parte de su identidad es que apunta tanto a la experiencia como a la música durante sus tres días –eran dos hasta el año pasado– y que sus entradas se ponen a la venta con más de un semestre de antelación sin que se conozca la grilla de artistas.   

Por el Hipódromo de San Isidro ya pasaron gigantes como Robert Plant, Soundgarden, Metallica, Lana del Rey, Eminem y León Gieco, pero también bandas argentinas como los platenses de El Mató a un Policía Motorizado y los mendocinos de Usted Señálemelo, cuando todavía no pensaban en llenar estadios ni teatros. Lentamente, el festival fue virando del rock hacia un costado más electrónico y el año pasado dominaron los hip hoperos y raperos, con actuaciones de Anderson.Paak, Chance The Rapper, Mac Miller y Wiz Khalifa, y de los locales Catriel y Militantes del Clímax. 


En 2019, en esta sexta edición, se esperan cien mil festivaleros por día, el límite permitido por la seguridad –desde la tarde del viernes 29 hasta pasada la medianoche del domingo 31 de marzo– con un programa encabezado por el rapero más importante de la década y ganador de un premio Pulitzer, Kendrick Lamar. Detrás de este californiano de Compton, la grilla se mantiene fuerte con Lenny Kravitz, Arctic Monkeys (en su segunda presentación en el festival argentino), Twenty One Pilots y Sam Smith. 


Además de su arista musical, Lollapalooza se transformó en una excusa para la expresión personal de los jóvenes que asisten con las remeras de sus bandas favoritas, que se animan a customizar su vestuario, y a lucir brillos y glitter en el rostro.

Cinco estrellas. Los imperdibles de diferentes géneros musicales.

Rosalía. Es la nueva sensación del pop mundial y la responsable de la revitalización del flamenco en España. Rosalía Vila Tobella nació en Barcelona y sus detractores la acusan de apropiación cultural por no tener sangre gitana, pero su voz y los ritmos con espíritu urbano atravesaron las críticas con El mal querer, su segundo álbum, inspirado en una novela de autor anónimo llamada Flamenca. La veinteañera ya cuenta con el respaldo y las colaboraciones de artistas consagrados como J Balvin y C. Tangana, el español que también está en la grilla del festival. La crítica especializada habló del disco de Rosalía como uno de los mejores del año. El público argentino la espera con ansias.

Kamasi Washington. El multi instrumentista de Los Angeles,  a quien llaman el Miles Davis de su generación, presentará su nuevo álbum, Heaven & Earth. Su disco triple y debut, The Epic (2015), le dio reconocimiento a nivel global como para que astros jazzeros del estilo de Herbie Hancock lo convocaran para colaborar. Es requerido también por todo tipo de artistas: desde los raperos Kendrick Lamar y Snoop Dogg, hasta las hermanas de Ibeyi y Lauryn Hill.

Rosalía

 

Arctic Monkeys. No es la primera vez que los británicos pisan suelo nacional pero sí que se presentan en nuestro Lollapalooza. El show de Alex Turner y los suyos genera aún más expectativa por el cambio de sonido de su último disco, Tranquility Base Hotel & Casino, que carece de las guitarras fervorosas de los anteriores. En nuevo plan, el piano eléctrico de Turner, su voz cándida y una mínima instrumentación son la mejor compañía para la presentación de un álbum que hace énfasis en las letras y en una estética retrofuturista.


Juana Molina. Es la segunda vez que la argentina se presenta en el festival con su música folktrónica que fusiona el ambient, la psicodelia y sus mundos oníricos con guitarras y loops poderosos. La artista multifacética, que el año pasado fue telonera de Depeche Mode en La Plata y de Gorillaz en Montevideo, ya tiene siete discos de estudio y es tanto más aclamada por el público japonés que por el local por su acercamiento experimental a la música. La energía que despliega en vivo junto al percusionista Pablo González y a Odin Schwartz hará de su show un imperdible.


St. Vincent. Al igual que Molina, la cantautora Annie Clark ya estuvo en los escenarios del hipódromo y, esta vez, ambas coincidirán en las tablas. De las mejores guitarristas de la actualidad, es una de las preferidas del ex Talking Heads David Byrne, con quien editó un disco hace siete años. Annie también convocó a Kamasi para su último trabajo, Masseducation.

Arctic Monkeys

Hacen su debut en esta edición del Lolla.

• Lxs urbanxs. Dak1llah, Duki, WOS, Cazzu, Paulo Londra, Neo Pistea, C.R.O y Tangana son los abanderados del trap en un festival que cada vez se vuelca más hacia los ritmos que escuchan los más jóvenes. Además, el sábado habrá por segunda vez consecutiva una versión reducida de la Batalla de los Gallos, los famosos encuentros de freestyle que nacieron en Parque Rivadavia.  


• Estrellas locales. Entre tanto indie y música internacional, habrá espacio para nuestros clásicos. Fito Páez se presentará con su nuevo disco, La Ciudad Liberada. Vicentico, quien mantiene una carrera fructífera tanto de solista como de frontman de Los Fabulosos Cadillacs, también participará de ese escenario. La cuota sorpresa que el año pasado fue protagonizada por Pablito Lescano, este año estará a cargo de La Mona Jiménez, quien pondrá a bailar cuartetazo a todos los millennials.

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas