Arte y cultura

Las mujeres del surrealismo

El siglo XX fue testigo del ascenso de las grandes figuras masculinas del arte surrealista, sin embargo, ¿quiénes fueron las mujeres detrás de sus mejores obras?
Reading time 4 minutes
Fotografía sin título por Dora Maar, 1935 / Cortesía de Collection Therond.

El periodo de entre guerras vio nacer a la corriente artística surrealista liderada por el poeta francés André Breton, quien fue seguido por figuras como Max Ernst, Man Ray, Pablo Picasso y Salvador Dalí. De carácter onírico, la obra de este ecléctico grupo pretendía engañar al inconsciente y plasmar representaciones hiperrealistas o simples abstracciones de sus sueños.

En aquel entonces, el rol de la mujer se encontraba reducido a ser un canal de inspiración y un estímulo para los grandes exponentes del arte, sin tomar en cuenta que, en realidad ellas eran también verdaderas artistas.

Dora Maar 

1603143968957474 man ray 11603143969240979 392820
1603143969464036 392818
De izquierda a derecha: Pablo Picasso y Dora Maar,1937. Fotografía por Man Ray / Cortesía de Akg-Images. Modelo en traje de baño, 1936. Fotografía por Dora Maar / Cortesía de ADAGP. Sin título,1934. Fotografía por Dora Maar / Cortesía de Centre Pompidou.

Henriette Theodora Markovitch, reconocida artísticamente como Dora Maar, comenzó experimentando con la pintura y las artes decorativas, antes de entregarse por completo al mundo de la fotografía durante la década de los 30. Retrató imágenes de moda para importantes clientes como la diseñadora Elsa Schiaparelli, Madeleine Vionnet, Jeanne Lanvin y Gabrielle Chanel.

Maar conoció al artista español Pablo Picasso gracias a Paul Éluard, en el emblemático café parisino Les Deaux Magots. El trabajo de la francesa formó una parte clave en la obra de Picasso, inmortalizándola en piezas como "Femme en pleurs" (1937). De igual manera, el español se convirtió en el objeto de estudio de Maar, quien capturó momentos del desarrollo de la obra "Guernica" (1937). Fue Picasso quien empujó a Maar a combinar la pintura y la fotografía a través de la técnica cliché verre

Gala Dalí

1603143969768764 45213352055 6d4c6cbfae b1603143970028537 378794
1603143970275578 378793
De izquierda a derecha: Gala y Salvador Dalí, París,1932. Retrato sin autor / Cortesía de Fundació Gala-Salvador Dalí. Salvador Dalí retratando a Gala / Cortesía de Fundació Gala-Salvador Dalí. Retrato Galatea of the Spheres, 1952. Realizado por Salvador Dalí / Cortesía de Fundació Gala-Salvador Dalí.

Helena Ivanovna Diakonova fue el verdadero nombre de Gala Dalí, una mujer originaria de Rusia. Paul Éluard, el poeta francés, fue su primer esposo y quien le dio el apodo. Algunos años después onoció a Salvador Dalí en España. Se casaron en 1934 y fue ella quien estuvo detrás de las negociaciones que llevaron a su esposo a convertirse en un éxito del movimiento surrealista. Fue la musa y la gestora de las fotografías, obras pictóricas y proyectos visuales. Incluso figuró en la firma de ciertas obras ya que sin Gala no había Dalí.

Lee Miller

16031439704887541603143970748521 346346
1603143970939338 346350
De izquierda a derecha: Lee Miller y Man Ray, 1931. Fotografía por Theodore Miller, 1932 / Cortesía de Theodore Miller. Retrato de Lee Miller solarizado, 1930. Fotografía por Man Ray / Cortesía de Man Ray. Autorretrato de Lee Miller, 1932 / Cortesía de Lee Miller.

La fotoperiodista estadounidense fue una mujer multifacética que cruzaba las líneas entre musa, modelo y artista. Después de haber visto los retratos vanguardistas del fotógrafo Man Ray, Miller decidiría ir a buscarlo a París y convertirse en su aprendiz. Al poco tiempo, pasaron a ser  amantes y colegas, explorando técnicas modernistas juntos. Mientras trabajaron en el estudio, Miller descubrió accidentalmente la técnica de solarización fotográfica, después de haber dejado mucho tiempo un retrato al sol. Durante años está técnica y muchos de los retratos en los que Miller fue co-autora se le atribuyeron solamente a Man Ray

La estadounidense estuvo detrás de imágenes que reatrataban el trabajo de Elsa Schiaparelli y Gabrielle Chanel, además de contribuir en publicaciones internacionales editoriales. Fue después de su muerte en 1977 que su hijo Antony Penrose encontró más de 60.000 retratos y dio a conocer su amplio legado.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas