Belleza

Recorrido virtual: la Colle Noire

L’Officiel Argentina realizó una visita exclusiva al château de Christian Dior en la región de Grasse.
Reading time 3 minutes
Christian Dior debajo de la pérgola frente a la gran piscina del château de la Colle Noire, 1957

Mientras en Buenos Aires comienza el frío, en la localidad francesa de Montauroux se sienten las altas temperaturas, o eso parece, pantalla de por medio. Guillaume Garcia-Moreau, a cargo del lugar, patrimonio histórico, nos lo hace notar. “Tenemos un día precioso para iniciar nuestro recorrido. ¡Qué suerte!”.

El castillo de la Colle Noire se encuentra al sur del país, en pleno corazón de Grasse. En 1951 fue el lugar elegido por Christian Dior para comenzar su cultivo de rosa centifolia, también conocida como rosa de mayo, musa de los perfumes de la maison. Además, esta "casa-jardín", donde el diseñador expresó su pasión por las flores, cuenta con diversas hectáreas fragantes de jazmín de Grasse, campos enteros de olivares y árboles frutales.

Es momento de entrar. La fauna y flora se visualizan a cada paso de Garcia-Moreau. A medida que descubrimos los ambientes, se visualizan flores y cisnes en los trabajos ornamentales de los muebles, en paredes, tapizados, azulejos y más. Desde los balcones se pueden ver las plantaciones a lo lejos y un vasto verde que rodea el lugar. 

Salón principal del château de la Colle Noire por Jerôme Galland, 2016

Al cruzar los jardines que conectan con la cosecha personal de rosas de monsieur Dior, espera el perfumista francés Françoise Demachy, la nariz de la casa. Fuimos virtualmente a su encuentro. 

“La rosa de mayo es la más utilizada en nuestra perfumería porque su aroma es magnífico. Era la nota predilecta de Dior y en la actualidad seguimos trabajando en su producción”, señala Demachy, al tiempo que juega con una rosa que casi cabe en la palma de su mano. “Si imaginamos una paleta de color o un círculo cromático, esta rosa es nuestro color primario y la que mayores propiedades aromáticas posee”, agrega.

Vista desde los campos de Rosa de mayo en flor del château de la Colle Noire por Jerôme Galland, 2016

Sobre los meses de confinamiento a causa de la pandemia de coronavirus, dice que para él un perfume ayuda porque es algo que conecta con los buenos momentos. “¿Quién dijo que no podemos usarlo en aislamiento? Lo mejor que nos puede pasar es que nos transporte a otros lugares”.

El castillo quedó atrás, lo vemos como una miniatura en el fondo; al frente están las plantaciones. Garcia-Moreau y Demachy conversan y explican cada una de ellas. Es un recorrido aromático que solo podemos imaginar detrás de nuestras computadoras. 

Françoise Demachy en Les Fontaines Parfumées, su laboratorio de perfumes en Grasse, 2010

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas