Hombre

Sobre el estilo de Harry Styles

Extravagante y audaz. El artista británico no le teme a exponer un buen discurso a través de la moda y en L'Officiel descubrimos porqué.
Reading time 4 minutes
Retrato de Harry Styles, 2019. Fotografía por Hélène Pambrun / Cortesía Hélène Pambrun.

Originario de Cheshire, Inglaterra, Harry Styles nacería el 1 de febrero de 1994. Sus padres se divorciaron cuando era muy pequeño, por lo que el artista creció con su madre y su hermana. Un par de años después, el británico empezó a interesarse por la música, y en el año 2010 fue seleccionado para participar en el concurso The X Factor. Aunque al principio fue eliminado, al poco tiempo fue traído de vuelta al programa para formar junto a Liam Payne, Niall Horan, Zayn Malik y Louis Tomlinson, el grupo musical One Directon.

Cinco álbumes y varios años después, la agrupación resultó un éxito mundial absoluto. Sin embargo, los integrantes decidirían tomar rumbos diferentes, y en el año 2017 Styles presentaría su primer proyecto solista con el éxito Sign of the Times. Con esta nueva faceta musical en su vida, también llegó una nueva era de estilo.

La evolución se dio de manera gradual, y llegó a su momento cumbre cuando Harry Lambert, estilista personal, entró en su vida. Desde la aparición de Lambert (a quien llama Sue, con cariño), el estilo sumamente marcado que lo delataba como integrante de una boy band (jeans entubados, playeras ajustadas y bufandas en el cuello) se fue transformando en decisiones estilísticas más acertadas, aventurándose por piezas sartoriales de cortes innovadores, tracksuits, camisas con motivos estampados, pantalones de tiro alto y capas de joyería metálica soprepuesta en los dedos. 

Tomando como inspiración a leyendas de la música como David Bowie, Elton John, Prince y Freddie Mercury, el cantante abraza un diálogo entre prendas que trascienden estereotipos de género. No le teme a las tonalidades pastel, las mascadas estampadas de seda y los vestidos: la moda es una extensión de su propia esencia y no entiende de convenciones sociales ni expectativas masculinas tradicionales.

En el tour de su más reciente álbum Fine Line del 2019, el artista nos regaló no solo una obra maestra de soft rock, con odas musicales como Watermelon Sugar y Adore You, sino también atuendos memorables. Un abanico de propuestas giraban en torno a a los trajes sastre, que llevó en un sinfín de ocasiones en géneros lisos, estampados, deconstruidos o ajustados sobre el cuerpo, encima de camisas o playeras blancas. El cantante afirma que las personas nunca pueden estar vestidas de manera exagerada, las prendas son solo un vehículo de expresión táctil que le permiten explorar diversas propuestas de diseño.  

La firma italiana Gucci fue clave en este viaje por la moda, gracias al profético encuentro en el año 2014 entre el cantante británico y el director artístico Alessandro Michele. En aquella junta de relaciones públicas Styles y Michele hicieron una gran conexión, conviertiendo a Styles no solo en embajador de Gucci, sino en un gran amigo de la firma, con quien comparten la singular estética visual de la firma. Esta relación nos regaló en el último tiempo varios atuendos emblemáticos.

Styles abraza su lado femenino con naturalidad y estamos seguros que esa confianza en sí mismo ha generado un gran cambio en la industria.

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas