Mujer

Chica de tapa: Valeria Gómez

Peinado audaz, mirada penetrante y un futuro promisorio.
Reading time 4 minutes

Tenía apenas 16 años cuando le contó un anhelo a su mamá: ser “descubierta” en la calle por el booker de una agencia. Valeria jura que, al día siguiente de verbalizarlo, su deseo se cumplió. No era una locura que esa escena se presentara como un sueño para Valeria: a su madre, altísima como ella, le había sucedido varias veces. Aunque nunca aceptó la propuesta de modelar.

Nació en San Miguel y creció en la ciudad de Buenos Aires. En su adolescencia, su altura fue motivo de burla y de bullying en el colegio. “No solo era muy alta, también usaba anteojos y tenía la boca grande –confiesa–. Mi autoestima por ese entonces era muy baja”. Pero su carrera de mannequin junto a los cambios de la época invirtieron el asunto. “El modelo de belleza hegemónico también transformó el modelaje: ya no se busca una belleza en particular, en los desfiles se ven mujeres hermosas con estilos bien distintos”, explica Valeria, que está comenzando su carrera internacional. 

Mirada penetrante, boca carnosa y pelo corto con peinado retrofuturista. Su look es bien definido y el pelo marca la diferencia. Fue un efecto un poco buscado y otro de casualidad. Tanto la agencia como ella pretendían un cambio de estilismo. La idea era hacer un corte a lo garçon pero por la textura y el volumen, el cabello no caía naturalmente y quedaba parado. Así, se les ocurrió imitar el peinado que llevaba Annie Lennox en los 80 y funcionó. A Donatella Versace, por lo menos, le encantó y la eligió en junio de este año para mostrar la colección de hombres y, en septiembre, para el desfile de primavera-verano 2020. En Argentina, Valeria también está pisando fuerte: por estos días se la puede ver en la campaña gráfica de la última colección de Kostüme. 

“La clave para sobresalir –asegura Valeria– es ser segura de una misma, ser constante, tener un estilo propio y actitud. Chicas hermosas hay un montón. Lo que hay que lograr es que el cliente se acuerde de vos”.

Por ahora, su domicilio sigue fijo en Buenos Aires, pero los viajes son cada vez más constantes y sabe que en un futuro probablemente tenga que instalarse en París o Nueva York. “Sé que no todo es fabuloso. Al haber tanta competencia, se puede quebrantar la seguridad en una misma. Por ejemplo, es habitual que hasta último momento no te confirmen en un desfile. Siempre está la posibilidad de que te bajen, ya sea porque tu look no funciona o porque otra lo lleva mejor. También sucede que te llaman para hacer la prueba de ropa, pero después no para el desfile”, detalla Valeria. Sin embargo, en su balanza, pesa más lo positivo: “Tener la posibilidad de viajar por el mundo, conocer diferentes lugares, culturas, hacerte amigos nuevos, estar frente a las figuras más importantes de la industria de la moda te ayuda a crecer y a independizarte”, asegura.

Su carrera recién comienza, pero tiene ensayados los consejos que le daría a una chica que quiere ser modelo. “Que sea perseverante, que visualice en donde quiere estar y sea constante hasta lograrlo. Y que en ese camino disfrute del viaje que es hermoso. Por último, valorar los logros y siempre, siempre, ser agradecida”.

Fotografías: Leo Faria. Estilismo: Silvana Grosso - Lucio Fonseca.

+ en L'Officiel Argentina

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas