Viajes

10 monumentos para enamorarse locamente de París

Desde el Museo D'Orsay hasta Versalles, lo que no hay que perderse en la Ciudad Luz.
Reading time 7 minutes

Museo D'Orsay
 

Al menos una vez en la vida hay que ir al Museo D'Orsay. En sí mismo es una obra de arte: fue construido en la antigua estación de Orsay durante la Exposición Universal de París en 1900 y luego restaurada por Gae Aulenti. El museo es uno de los lugares que permanecen en el corazón de quienes visitan esta ciudad y también de sus habitantes. Ubicado a orllas del Sena, en el corazón de la ville lumiere (1 Rue de la Légion d'Honneur), alberga numerosas obras de impresionismo y posimpresionismo, incluidas las amapolas de Monet, el autorretrato de Van Gogh, los sensuales tahitianos de Gauguin y los trazos característicos de Toulouse-Lautrec.

El Louvre
 

El Louvre, en realidad, no necesita presentación porque es uno museos más famosos del mundo, guardián de obras de arte de valor incalculable de las épocas más diversas. Están "La Gioconda" (o "Mona Lisa"), de Leonardo, siempre asediada por turistas, pero hay muchas otras obras maestras ("Afrodita" o "Venus de Milo", "La victoria alada de Samotracia" y "La Libertad guiando al puebo ", de Delacroix), tesoros antiguos (el "Código de Hamurabi") y otras obras no tan célebres que vale la pena visitar. El consejo es empezar la visita directamente desde la "Mona Lisa", preferiblemente por la mañana, para poder disfrutar del resto del recorrido sin tener esa obra como una cuenta pendiente. Otra recomendación es reservar la entrada con antelación para evitar sorpresas desagradables (que ya no haya tickets para ese día) y las largas colas.
 

Torre Eiffel
 

Al haberse convertido en un símbolo de París, nos hace sonreír pensar que, inicialmente, sufrió fuertes críticas. Terminada de construir el 31 de marzo de 1889, con 18038 piezas de metal, se suponía que dos años después de la exposición para la que había sido levantada, la Torre Eiffel debía retirarse. Sin embargo, hoy sigue ahí, amada a pesar de los fuertes juicios negativos que marcaron su entrada al paisaje de París. Algunos la llamaron "esqueleto de una torre", otros la defienieron como "una araña trágica". 130 años después, recibe la visita de 6 millones de turistas al año y es el monumento más visitado del mundo.
 

Palacio de Versalles
 

Para llegar hay que alejarse de París y tomar un tren que para casi frente a sus puertas doradas. Cargado de historia y encanto, el Palacio de Versalles, una vez visitado, es imposible de olvidar. Una joya arquitectónica nacida de los deseos del Rey Sol, todo ha permanecido intacto: los preciosos adornos, la sala de espejos, el papel tapiz floral de la habitación de María Antonieta y la aldea secreta a la que quería escapar del aburrimiento (Le hameau de la Reine), recientemente abierta al público. También en este caso, como con la mayoría de los monumentos parisinos, es recomendable reservar el boleto con anticipación para evitar una cola interminable en la entrada.
 

Basílica de Sacre Coeur
 

Se puede ver desde lejos, subiendo la colina de Montmartre. A pocos pasos de la Place du Tertre, la plaza más amada por los artistas parisinos de ayer y de hoy, se encuentra la Basílica de Sacre Coeur (Sagrado Corazón). Muy blanca y panorámica, lo ideal es visitar la iglesia cuando el cielo esté despejado para observar el paisaje de París como si se tuviera toda la ciudad a los pies.
 

Sainte Chapelle
 

Mientras se espera que se reconstruya Notre-Dame después del devastador incendio que la azotó hace un mes, Sainte Chapelle, también ubicada en la Île de la Cité, calma el deseo de disfrutar de la arquitectura gótica. Para encontrar la maravilla, hay que subir al segundo piso: la luz que se filtra a través de las ventanas es incomparable. Uno de los lugares más bellos (y relativamente escondidos) de París.
 

Centro Pompidou
 

Una maraña de tubos coloreados y de cristal, en el corazón de Beaubourg. El Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou, diseñado por Renzo Piano y Richard Rogers, está entre los museos más famosos del mundo de arte moderno y contemporáneo. Además de albergar un centro de investigación y una biblioteca pública, tiene una colección de 100 mil obras (Matisse, Duchamp, Picasso, Chagall, Dalí, Mondrian y Pollock, entre muchos otros artistas célebres). Atención a la agenda de eventos, porque hay muestras muy interesantes durante todo el año.
 

Moulin Rouge
 

El molino más famoso de París, que desde 1889 hasta hoy ha visto todos los colores. El Moulin Rouge encarna el espíritu más libertino de la ciudad, el templo del erotismo que se hizo famoso por las ilustraciones de Toulouse-Lautrec. En una visita a París es imprescindible conocer el Moulin Rouge y sus íconos: las bailarinas de can-can, las ligas y el champagne, al igual que en sus orígenes.
 

Opera Garnier de París
 

Caracterizado por escaleras de color púrpura, estucos dorados y majestuosos candelabros, la Opera Garnier es un edificio opulento. La mejor manera de visitarla es disfrutar de una noche especial, ya sea un concierto o un espectáculo de ballet, pero también hay una visita guiada disponible que permite descubrir toda la belleza de uno de los símbolos indiscutibles de París.
 

Arco del Triunfo y Campos Elíseos
 

Ver París desde aquí es una maravilla. El Arco del Triunfo, construido por el arquitecto Jean-François Chalgrin (que se inspiró en el arco romano de Titus) a pedido de Napoleón, tiene 50 metros de altura, 45 de longitud y 22 de ancho. Fue inaugurado en
1836 por el rey Luis Felipe en honor a los ejércitos de la Revolución y del Imperio y conserva la tumba del soldado desconocido. Una lampara votiva se enciende todos los días a las 18:30 y vale estar ahí para verlo. Además, se puede subir a la terraza, que ofrece una vista privilegiada de la ciudad: los Campos Elíseos, la Plaza de la Concordia y los Jardines de las Tullerías. Con los ojos llenos de belleza, la mejor manera de continuar la visita en los alrededores es disfrutar de una tarde de compras en las tiendas de diseño ubicadas en el Boulevard des Champs-Elysées.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas